Información

Uso más general del término 'congénere'

Uso más general del término 'congénere'


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

En taxonomía, el término "congénere" se refiere a dos especies dentro del mismo género. En un uso más coloquial, puede referirse a dos objetos cualesquiera dentro de la misma categoría. ¿Hay alguna manera de referirse a especies relacionadas que no sea específica de un rango taxonómico en particular, como en, en el mismo orden o familia, pero no necesariamente en el mismo género?

Actualización: Supongo que el término "relativo" funciona, pero todavía me pregunto si hay un término mejor.


La ciencia de las resacas

Es la temporada de las fiestas navideñas y, para algunos de nosotros, las resacas aparentemente inevitables que siguen. ¿Hay algo que podamos hacer para evitarlos?

La mañana siguiente a la noche anterior. Las resacas pueden arruinar cualquier plan después de una noche de consumo excesivo de alcohol. Fotografía: Fuente de la imagen / Alamy Fotografía: Fuente de la imagen / Alamy / Alamy

La mañana siguiente a la noche anterior. Las resacas pueden arruinar cualquier plan después de una noche de consumo excesivo de alcohol. Fotografía: Fuente de la imagen / Alamy Fotografía: Fuente de la imagen / Alamy / Alamy

Modificado por última vez el miércoles 22 de febrero de 2017 a las 18.41 GMT

La mayoría de nosotros habremos estado allí en algún momento. El fuerte dolor de cabeza, náuseas, vómitos, tal vez un sentimiento anodino de ansiedad (a menudo apodado con precisión "los horrores"). La experiencia de la resaca no pinta una imagen bonita, sin embargo, una y otra vez, especialmente durante la temporada festiva, sucumbimos a los excesos.

Dado que se trata de una enfermedad milenaria, la anatomía de la resaca no se comprende científicamente bien. Se sabe muy poco sobre la fisiología, los efectos, la prevención y el tratamiento de la resaca inducida por el alcohol. Si bien se han publicado decenas de miles de artículos revisados ​​por pares sobre los efectos agudos de la intoxicación por alcohol, solo unos pocos cientos de artículos investigan los efectos de la resaca. De estos artículos, hay evidencia mixta de una variedad de factores que determinan cómo podemos reaccionar de manera diferente al alcohol y la resaca.

A menudo puede sentir que no existen reglas estrictas y rápidas para hacer ejercicio cuando se presenta una resaca. Podríamos usar el conocimiento anecdótico de factores individuales (como la edad o el sexo) y las estrategias de prevención o tratamiento (apegarse a una bebida, remedios para la resaca) que usamos para dar sentido a nuestras resacas. Sin embargo, ¿hay alguna evidencia detrás de las anécdotas? ¿Podemos involucrarnos en algún comportamiento para engañar a la resaca en esta temporada festiva, o nuestro destino está sellado en nuestro maquillaje individual?

Desde el punto de vista científico, comprender qué factores pueden contribuir a una resaca puede ayudarnos a determinar la base fisiológica y conductual de la resaca y la mejor manera de prevenirla o incluso curarla. La evidencia actual, como los relatos anecdóticos, se centra en factores individuales y técnicas específicas que pueden influir en nuestra experiencia de resaca. Aquí me centraré en la evidencia de dos de los factores anecdóticos más populares: la edad y el tipo de bebida alcohólica consumida.

Muchos de nosotros juramos que nuestras resacas son más intensas y duraderas a medida que envejecemos. Por mi parte, estoy convencido de que me toma más tiempo recuperarme de una gran noche de fiesta a los 30 que cuando era estudiante en mis 20. La evidencia que respalda los efectos de la edad en la experiencia de la resaca sugiere que podemos estar en algo.

Los estudios de bebedores adultos versus adolescentes muestran que la resaca y los síntomas de abstinencia del alcohol se informan con menos frecuencia en los adolescentes que en los adultos. Además, una mayor cantidad de evidencia animal sugiere que las ratas adolescentes son menos sensibles a los efectos de la resaca sobre la ansiedad y la sociabilidad. Las ratas adolescentes estaban menos ansiosas y participaban en más interacciones sociales durante la resaca de alcohol en comparación con los roedores adultos.

Incluso aparte de las diferencias entre ratas y humanos, estos estudios se basan en comparaciones realizadas entre bebedores adolescentes y adultos. Este contraste no refleja necesariamente las transiciones en el consumo de alcohol que ocurren en la vida de un adulto (por ejemplo, ir a la universidad, convertirse en padre, cambios de carrera).

Curiosamente, un estudio danés reciente de muestra grande que examinó a bebedores adultos jóvenes y mayores encontró que la tendencia a experimentar resaca después de un episodio de consumo excesivo de alcohol disminuyó con la edad. Los autores sugieren que las diferencias en la resaca entre adultos jóvenes y mayores pueden reflejar diferencias en los patrones de consumo excesivo de alcohol.

Los autores advierten que, si bien los participantes más jóvenes y mayores tenían patrones de consumo semanal promedio similares, no se evaluó la intensidad del consumo de alcohol. Por lo tanto, es posible que los adultos mayores que se atraviesan consuman menos bebidas por atracón que los adultos más jóvenes, lo que resulta en menos resacas y menos graves.


COP en el medio terrestre

7.7.9 Investigación forense sobre la fuente de PCDD / PCDF en pollos

Los perfiles de congéneres se obtuvieron a partir de los datos del huevo (Figuras 7.17 y 7.18) para permitir una comparación con el perfil de congéneres de PCDD / PCDF en el suelo (Figuras 7.15 y 7.16).

Figura 7.17. Perfil de PCDD / F promediado en muestras de huevo.

Figura 7.18. Perfil de PCDD / F en cada muestra de huevo.

El perfil de congéneres en los huevos fue diferente al perfil de congéneres del suelo. En ambos perfiles, el congénere dominante fue el OCDD; sin embargo, contribuyó del 44% al 87% del total de PCDD / PCDF en las muestras de suelo, pero solo del 20% al 43% en las muestras de huevos. El análisis de componentes principales (PCA) se llevó a cabo sobre los datos que mostraban cómo los perfiles en el suelo y el huevo eran claramente diferentes, las puntuaciones y la gráfica de cargas del PCA se presentan en las Figuras 7.19 y 7.20, respectivamente.

Figura 7.19. Gráfica de puntajes de PC1 y PC2 que muestra una separación entre las muestras de huevos (marcadas con un círculo rojo) y las muestras de suelo.

Figura 7.20. Gráfico de cargas que muestra una separación basada en el grado de cloración a lo largo de PC1 y la separación de dioxinas y furanos a lo largo de PC2.

PCA es una técnica estadística que se utiliza a menudo para simplificar conjuntos de datos complejos. PCA reduce la dimensionalidad de los datos transformándolos en un conjunto de nuevas variables de referencia no correlacionadas llamadas componentes principales [179]. Antes de emprender el PCA, los datos se transformaron dividiendo cada congénere individual por la suma de los 17 congéneres analizados. Estos datos proporcionados se normalizaron en dos pasos: en primer lugar, realizando una transformación logarítmica (10 log (X+0,001)) y, en segundo lugar, restando la media y dividiendo por la desviación estándar. Estos tipos de transformaciones se realizan comúnmente antes de emprender PCA en conjuntos de datos de contaminación ambiental para reducir los efectos de concentración y dilución [180]. Los resultados de PCA se muestran comúnmente como un gráfico de puntuaciones y cargas para los dos componentes principales que explican el mayor grado de variación en el conjunto de datos original. Una agrupación de muestras en el gráfico de puntuaciones indica que estas muestras tienen una firma química similar. Una agrupación de compuestos en la gráfica de cargas indica que esos compuestos covarían en las muestras. Los dos gráficos se pueden comparar y utilizar para establecer qué compuestos influyen en la firma de cada muestra. Para una discusión más profunda sobre el uso de PCA en análisis forense ambiental, se remite al lector a Johnson et al. [179].

La gráfica de puntajes (Figura 7.19) separa claramente los datos del huevo de los datos del suelo con la gráfica de cargas (Figura 7.20) que identifica que la firma de los huevos se enriqueció en los congéneres menos clorados en comparación con las muestras de suelo.

A primera vista, se podría concluir que la fuente de PCDD / PCDF en los huevos era diferente a la del suelo. Sin embargo, estos resultados no tienen en cuenta los cambios posteriores a la deposición en el perfil de congéneres que se producen después de la absorción de PCDD / PCDF por un organismo.

Los pollos raspan la tierra, se alimentan en ella y se bañan en polvo, por lo que el pollo puede consumir grandes cantidades de tierra. Esto sucede al comer directamente semillas con tierra adherida, al acicalarse las plumas polvorientas o al comer insectos. Estos hábitos significan que hasta el 10% de la dieta de un pollo puede basarse en el suelo [181]. Una vez que el pollo ha ingerido PCDD / PCDF, pasan a través del tracto gastrointestinal y llegan al torrente sanguíneo. Mientras que en el organismo hay un proceso de fraccionamiento que parece estar impulsado principalmente por log KAy. Esto da como resultado proporciones más altas de congéneres menos clorados (con un log menor KAy) acumulándose en los huevos y proporciones más altas de congéneres más clorados (con un log mayor KAy) acumulándose en el hígado [168,182].

Puede haber grandes diferencias en el grado de meteorización y bioacumulación entre congéneres sustituidos en 2,3,7,8; sin embargo, es probable que las diferencias sean menos pronunciadas para los congéneres de la misma clase homóloga. Por lo tanto, en lugar de comparar todo el perfil de congéneres de las muestras de suelo y huevos, se compararon las proporciones de congéneres dentro de cada clase de homólogos. Esta técnica a menudo se denomina técnica de homólogo relativo y fue propuesta por primera vez por Hagenmaier et al. [175] para neutralizar los efectos de la meteorización diferencial y la bioacumulación resultantes del grado de cloración [167]. Las proporciones relativas de HxCDD / F en las muestras de suelo y huevos se presentan como gráficos radiales en la Figura 7.21.

Figura 7.21. Gráficos radiales de perfiles HxCDD / F en muestras de suelo y huevos.

Las parcelas creadas utilizando la técnica de estandarización de homólogos relativos mostraron una correlación mucho mejor entre los datos del suelo y los huevos. Esto se presenta visualmente en los gráficos radiales (Figura 7.21) y también cuantitativamente mediante el uso de regresión PLS. Los resultados de PCDD / PCDF y HxCDD / F (hexaclorado) de las muestras de suelo de cada parcela se utilizaron para crear una firma específica para esa parcela. La cantidad de variación en los datos del huevo que podría explicarse a partir de los resultados del suelo fue determinada por PLS.

Los resultados presentados en la Tabla 7.5 muestran que el uso de la firma de HxCDD / F produjo valores más altos de Q2 (fracción validada cruzada de varianza explicada), lo que indica una mejor coincidencia que la firma generada a partir de los 17 PCDD sustituidos en 2,3,7,8. / Fs. Sin embargo, la reducción en el número de variables en la fracción HxCDD / F también podría haber mejorado el valor Q2 hasta cierto punto.

Cuadro 7.5. Cantidad de variación explicada (Q2) en los datos del huevo usando el suelo de origen como la firma de los 17 PCDD / F en comparación con el 7 HxCDD / F

Pato ABC PolloEF polloG pollo
Q2 para 17 2,3,7,8 PCDD / F0.2170.5230.5680.679
Q2 para HxCDD / F0.8390.6730.8320.850

Aunque los perfiles en los huevos y el suelo no coincidían exactamente, las diferencias entre la firma en el suelo y los huevos podrían explicarse por el transporte preferencial de congéneres menos clorados al interior de los huevos. Cada parcela se gestionó individualmente con aves de corral que consumían una amplia gama de diferentes fuentes de alimentos, lo que significaba que los piensos contaminados eran una fuente poco probable de PCDD / PCDF. El perfil de HxCDD / F en el suelo y los huevos mostró una buena correlación y, por lo tanto, se consideró que la fuente más probable de PCDD / PCDF en los huevos era el suelo contaminado.


No se requiere sexo: el equipo descubre un gen desencadenante para la reproducción asexual

Physcomitrella patens plántula de musgo con una cápsula de esporas. Crédito: Nelly Horst, Biotecnología Vegetal de Friburgo

Cuando un espermatozoide y un óvulo se fusionan, comienza una nueva vida. Este es el caso en humanos y animales, pero en principio también en plantas. Un equipo germano-israelí dirigido por los biólogos, el profesor Ralf Reski de Friburgo y el profesor Nir Ohad de Tel-Aviv, ha descubierto un gen desencadenante en el musgo Physcomitrella patens que conduce a la descendencia sin fertilización. Los investigadores asumen que este mecanismo se conserva en la evolución y tiene la clave para responder preguntas fundamentales en biología. El estudio se publica en la revista Plantas de la naturaleza.

"Al igual que los humanos y los animales, los musgos poseen óvulos y espermatozoides móviles. Por eso son particularmente adecuados para responder a preguntas fundamentales en biología", dice Reski. Después de la fusión de espermatozoides y óvulos, se activa una red de genes. Eso conduce al desarrollo de un embrión que se convierte en un nuevo ser vivo. Hasta ahora no estaba claro si existe un interruptor genético central para la activación de este gen. En su última publicación, el equipo describe el gen BELL1 como un regulador maestro para la formación de embriones y su desarrollo en Physcomitrella. Después de que los investigadores activaran este gen en las plantas mediante ingeniería genética, los embriones se desarrollaron espontáneamente en un tipo celular específico. Estos embriones crecieron hasta convertirse en esporofitos de musgo completamente funcionales. Estas cápsulas de esporas podrían incluso formar esporas, que se convirtieron en nuevas plantas de musgo. Por lo tanto, el equipo identificó a BELL1 como un regulador maestro para el desarrollo de embriones en musgos.

La proteína codificada por este gen pertenece a la clase de los llamados factores de transcripción homeobox. Los genes homeóticos similares también están presentes en humanos y animales, donde también controlan los procesos fundamentales del desarrollo. Aún no se sabe si un congénere de BELL1 es un regulador maestro del desarrollo embrionario en humanos. "Nuestros resultados son importantes más allá de los musgos", dice Reski. "Por un lado, pueden explicar cómo las algas se convirtieron en plantas terrestres y, por lo tanto, dieron forma a nuestros ecosistemas actuales. En segundo lugar, pueden ayudar a revivir el concepto de reguladores genéticos maestros en el desarrollo de plantas, animales y humanos". Ohad explica: "Además, nuestros resultados pueden ayudar a modernizar la agricultura mediante la creación de descendientes genéticamente idénticos a partir de plantas de cultivo de alto rendimiento. En las plantas con semillas, estos descendientes se forman por partenogénesis o apomixis".


Filogeografía de la tortuga golfina (Lepidochelys olivacea) en la costa este de la India: implicaciones para la teoría de la conservación

Dirección actual: K. Shanker, Ashoka Trust for Research in Ecology & the Environment, Bangalore, India.

Las secuencias informadas en este artículo se han depositado en la base de datos de GenBank (números de acceso de GenBank AF314653–55 AF513539–47 AF514311).

Abstracto

Orissa, en la costa este de la India, es uno de los tres sitios de anidación masiva del mundo para las tortugas golfinas (Lepidochelys olivacea). Esta población se encuentra actualmente amenazada como resultado de la mortalidad relacionada con la pesca. Se han contabilizado más de 100 000 tortugas lora muertas en los últimos 10 años en Orissa. En general, la tortuga golfina distribuida mundialmente ha recibido una atención de conservación significativamente menor que su congénere, la tortuga golfina de Kemp (L. kempi), porque esta última se reconoce como una especie distinta que consta de una única población en peligro de extinción. Nuestro estudio de los haplotipos de ADN mitocondrial sugiere que la población de tortugas lora en la costa este de la India es panmíctica, pero distinta de todas las demás poblaciones, incluida Sri Lanka. Aproximadamente el 96% de la población india consistía en un clado "K" distinto con haplotipos que no se encuentran en ninguna otra población. El análisis de clados anidados y el análisis convencional apoyaron expansiones de rango y / o colonización a larga distancia desde los clados del Océano Índico a otras cuencas oceánicas, lo que sugirió que estas son la fuente ancestral de las poblaciones globales contemporáneas de tortugas lora. Estos datos respaldan el carácter distintivo de las tortugas lora del Océano Índico, lo que sugiere que la priorización de la conservación debe basarse en datos apropiados y no únicamente en las designaciones de especies.


Islas dentro de una isla: divergencia adaptativa repetida en una sola población

Las barreras físicas al flujo de genes alguna vez se vieron como requisitos previos para la divergencia evolutiva adaptativa. Sin embargo, un creciente cuerpo de trabajo teórico y empírico sugiere que la divergencia puede ocurrir dentro de una sola población. Aquí documentamos la estructura genética y los patrones de divergencia fenotípica replicados espacialmente dentro de una especie de ave endémica de 250 km 2 de la isla Santa Cruz, California, EE. UU. Isla de los arrendajos matorralesAphelocoma insularis) en tres rodales separados de hábitat de pinos tenían picos más largos y menos profundos que los arrendajos en el hábitat de robles, un patrón que refleja las diferencias de adaptación entre las poblaciones alopátricas del congénere continental de la especie. La variación en las medidas de ambos picos fue hereditaria, y los arrendajos de las islas se aparearon de forma no aleatoria con respecto a la morfología del pico. En cambio, la población no era panmíctica, encontramos un patrón continuo de aislamiento por distancia a través del eje este-oeste de la isla, así como una sutil discontinuidad genética a través del límite entre el rodal de pino más grande y el hábitat de roble adyacente. Los factores ecológicos que parecen haber facilitado la diferenciación adaptativa a una escala tan fina —heterogeneidad ambiental y dispersión localizada— son de naturaleza ubicua. Estos hallazgos apoyan los argumentos recientes de que los patrones microgeográficos de divergencia adaptativa pueden ser más comunes de lo que se cree actualmente, incluso en grupos taxonómicos móviles como las aves.

Descargo de responsabilidad: los materiales complementarios han sido revisados ​​por pares pero no corregidos.

Figura S1. Todo el hábitat de los pinos en la isla Santa Cruz se encuentra dentro del radio de dispersión potencial de los arrendajos de las islas en el hábitat de los robles.

Figura S2. Fotografía de pico estandarizado, que muestra un arrendajo matorral isleño, con un tamaño estándar adherido a su mandíbula inferior, mordiendo una clavija.

Figura S3. La forma de los picos de los arrendajos de las islas difiere significativamente entre los hábitats de pinos y robles en todos los grupos de edad / sexo (PAG & lt 0,0001 para todas las pruebas de permutación).

Figura S4. Formas de billetes representadas por las puntuaciones variables canónicas (CV) en el análisis morfométrico geométrico.

Figura S5. Una comparación de la distancia genética por pares (de Rousset a [Rousset 2000]) en seis categorías de distancia geográfica: 0 a 5 km (norte = 72,801), 5-10 km (norte = 51.168), 10-15 km (norte = 24.183), 15-20 km (norte = 7792), 20-25 km (norte = 2018) y 25-30 km (norte = 241).

Figura S6. La variación estacional en la longitud del pico fue constante en los hábitats de pinos (círculos cerrados) y robles (círculos abiertos) (modelo lineal general con el individuo como efecto aleatorio: efecto de estación, PAG = 0,007 interacción temporada × hábitat, PAG = 0.88).

Figura S7. Patrones espaciales pronosticados en la longitud del pico para los arrendajos matorrales de las islas territoriales, basados ​​en la hipótesis de que las diferencias entre los hábitats de pinos (verde oscuro) y robles (naranja claro) son impulsadas por la plasticidad fenotípica (A y B) o la selección de hábitat impulsada por la morfología ( C).

Cuadro S1. Estadísticas resumidas para los loci de microsatélites.

Cuadro S2. Conjunto candidato de modelos de error espacial para probar predictores hipotéticos de variación en (a) longitud del pico, (b) profundidad del pico y (c) tamaño corporal (primer eje de PCA en la longitud del tarso, el ala y la cola).

Cuadro S3. Conjunto candidato de modelos de error espacial para probar predictores hipotéticos de la estructura genética espacial en matorrales-arrendajos isleños (utilizando el primer eje del componente principal espacial como variable de respuesta).

Cuadro S4. Valores β (e intervalos de confianza del 95%) estimados para los parámetros en el modelo superior del análisis genético del paisaje (Tabla S3).

Tenga en cuenta: El editor no es responsable del contenido o la funcionalidad de la información de apoyo proporcionada por los autores. Cualquier consulta (que no sea contenido faltante) debe dirigirse al autor correspondiente del artículo.


Desempeño y respuestas a la competencia en dos especies congenéricas anuales: ¿importa el heteromorfismo de la semilla?

A. Sendek, UFZ-Helmholtz Center for Environmental Research, Departamento de Ecología Comunitaria, Theodor-Lieser-Str. 4, 06120, Halle, Alemania.

Instituto de Biología / Geobotánica y Jardín Botánico, Universidad Martin Luther Halle-Wittenberg, Halle, Alemania

Departamento de Ecología Comunitaria, UFZ- Centro Helmholtz de Investigación Ambiental, Halle, Alemania

Centro Alemán para la Investigación Integrativa de la Biodiversidad (iDiv) Halle – Jena – Leipzig, Leipzig, Alemania

Instituto de Biología / Geobotánica y Jardín Botánico, Universidad Martin Luther Halle-Wittenberg, Halle, Alemania

Centro Alemán para la Investigación Integrativa de la Biodiversidad (iDiv) Halle – Jena – Leipzig, Leipzig, Alemania

Departamento de Ecología Comunitaria, UFZ-Centro Helmholtz de Investigación Ambiental, Halle, Alemania

Centro Alemán para la Investigación Integrativa de la Biodiversidad (iDiv) Halle – Jena – Leipzig, Leipzig, Alemania

Departamento de Ecología Comunitaria, UFZ-Centro Helmholtz de Investigación Ambiental, Halle, Alemania

Instituto de Biología / Geobotánica y Jardín Botánico, Universidad Martin Luther Halle-Wittenberg, Halle, Alemania

A. Sendek, UFZ-Helmholtz Center for Environmental Research, Departamento de Ecología Comunitaria, Theodor-Lieser-Str. 4, 06120, Halle, Alemania.

Instituto de Biología / Geobotánica y Jardín Botánico, Universidad Martin Luther Halle-Wittenberg, Halle, Alemania

Departamento de Ecología Comunitaria, UFZ- Centro Helmholtz de Investigación Ambiental, Halle, Alemania

Centro Alemán para la Investigación Integrativa de la Biodiversidad (iDiv) Halle – Jena – Leipzig, Leipzig, Alemania

Instituto de Biología / Geobotánica y Jardín Botánico, Universidad Martin Luther Halle-Wittenberg, Halle, Alemania

Centro Alemán para la Investigación Integrativa de la Biodiversidad (iDiv) Halle – Jena – Leipzig, Leipzig, Alemania

Departamento de Ecología Comunitaria, UFZ-Centro Helmholtz de Investigación Ambiental, Halle, Alemania

Centro Alemán para la Investigación Integrativa de la Biodiversidad (iDiv) Halle – Jena – Leipzig, Leipzig, Alemania

Abstracto

Las variaciones en las características de las semillas observadas en especies heteromórficas pueden afectar varias etapas de sus ciclos de vida, p.ej. la latencia de las semillas, las características de germinación o incluso el rendimiento de las plantas adultas. Los morfos de semillas altamente especializados, descritos como colonizadores y mantenedores, exhiben un equilibrio entre la capacidad de colonización y los rasgos competitivos. Anteriormente no se había prestado mucha atención al comportamiento de una progenie de morfología de semillas distinta en condiciones competitivas, y especialmente en arreglos de múltiples especies. En este estudio, comparamos el rendimiento y la respuesta a la competencia entre distintas progenies de morfología de semillas en dos especies congenéricas que coexisten: la invasora Bidens frondosa y el no invasivo Bidens tripartita. Presumimos que los morfos de semillas mantenedoras de ambas especies se comportarían mejor con densidades de plantas aumentadas y dentro de mezclas intermórficas, mientras que los morfos de colonizadores mostrarían respuestas más fuertes a densidades aumentadas y funcionarían relativamente deficientemente en mezclas intermórficas. Realizamos una prueba de crecimiento y un experimento de invernadero, que reveló que la progenie de la morfología de la semilla difería significativamente en la altura de la planta cuando se cultivó sin competencia, mientras que en condiciones competitivas tales diferencias se hicieron menos evidentes. El patrón observado fue más pronunciado en B. frondosa, que mostró un predominio general en estatura y biomasa sobre su congénere no invasivo. Aunque las formas de semillas se comportaron igualmente bien en condiciones competitivas, el aumento de la altura de la planta y una germinación más rápida pueden favorecer la transformación de las semillas mantenedoras en sitios donde la vegetación ya está presente.

Cuadro S1. Ubicación de Bidens frondosa (BF) y Bidens tripartita (BT) poblaciones e información sobre su aplicación en ensayos de crecimiento (GT) y experimentos de competencia (EXP).

Cuadro S2. Resultados de la prueba de tipo 3 de los efectos de las especies, la morfología de la semilla y su interacción en el logaritmo común de la masa de la semilla.

Tenga en cuenta: El editor no es responsable del contenido o la funcionalidad de la información de apoyo proporcionada por los autores. Cualquier consulta (que no sea contenido faltante) debe dirigirse al autor correspondiente del artículo.


Uso más general del término 'congénere' - Biología

Más que Charles Darwin, Herbert Spencer popularizó el evolucionismo en la segunda mitad del siglo XIX (Peel 1971). Toda una cosmovisión victoriana parece haberse precipitado en su Filosofía sintética junto con idiosincrasias personales y algunos errores. En consecuencia, la popularidad de su sistema explicativo parece simplemente haber cesado junto con la era victoriana. Por lo tanto, puede resultar útil pensar en Spencer como uno de los primeros escritores de divulgación científica que asimiló ideas de su entorno y las integró en sus escritos. A partir de esta valoración del papel de Spencer, sería inútil ahondar en debates sobre cuestiones prioritarias.

Si todavía se hace referencia a Spencer, esto generalmente se hace con uno de los pocos propósitos. Los sociólogos parecen ser los más benignos al citar a Spencer como uno de los fundadores de su ciencia, incluso dándole crédito por algunos logros (por ejemplo, Peel 1971 Turner 1985). Los biólogos prefieren adoptar el enfoque de aprender de los errores, aunque esto a menudo no es más que una paliza de hombre de paja (por ejemplo, Mayr 1982). Los filósofos de la ciencia parecen tener la costumbre de tomar a Spencer o cualquier otra figura histórica para ilustrar conceptos como externalismo (Godfrey-Smith 1996), progresionismo (Ruse 1996), o cualquier otro '-ismo'. Mientras que los estudiosos de otras disciplinas (p. Ej., Oldroyd 1983 Runciman 1989 Taylor 1992 Offer 1999 Rowlandson 2000 Werhane 2000) cultivan otras actitudes, mi enfoque difiere en parecerse más al de un crítico literario que trata de encontrar una metáfora adecuada que ponga una imagen de la historia completa ante la mente del lector.

Idealmente, esta imagen se puede utilizar como una herramienta de lectura o una brújula para navegar a través de la vasta obra de la filosofía sintética de Spencer. Espero que esto sea útil para los estudiantes de cualquier disciplina interesados ​​en Spencer por cualquier motivo. Las metáforas adecuadas no son inusuales para comunicar los mensajes centrales de los escritos científicos. Ejemplos recientes son The Selfish Gene (Dawkins 1976), Gaia (Lovelock 1988) o The Red Queen (Ridley 1993). Si bien Spencer usó todo tipo de metáforas, no proporcionó ninguna para su propio sistema explicativo. Sin embargo, su patrón de pensamiento parece haberse grabado en todos sus escritos y aún puede recuperarse. Sin metáforas, Kingsland (1990) ha enfatizado muchos de los mismos puntos que haré a continuación.

La metáfora del sistema explicativo de Herbert Spencer

Fig. 1: Un móvil de equilibrios de fuerzas, cada uno en equilibrio en movimiento, como metáfora (ilustración) de la estructura del sistema explicativo de Spencer.

El sistema explicativo de Spencer está organizado como un móvil ornamental de equilibrios dinámicos. En cada nivel, algunas fuerzas similares al Ying y el Yang se encuentran en un equilibrio en movimiento (el concepto de equilibrio en movimiento de Spencer se detallará a continuación). Las fuerzas primarias del Ying y el Yang en Primeros Principios (Spencer 1900) son la evolución y la disolución, mientras que los equilibrios de fuerzas de todas las demás partes "cuelgan" del lado evolutivo de este equilibrio de nivel superior (fig. 1).

Según Spencer, `` La evolución es una integración de la materia y la disipación concomitante del movimiento durante la cual la materia pasa de una homogeneidad indefinida e incoherente a una heterogeneidad definida y coherente '' (Spencer, 1900, parte 2, capítulo 17, y sección 145, pág. 367), mientras que la disolución es el proceso inverso (desintegración de la materia con la absorción concomitante de movimiento, etc.). Una parodia notoria de la 'ley de la evolución', como la llamó Spencer, ha sido acuñada por un matemático y se ha conservado en un apéndice: 'La evolución es un cambio de una semejanza absoluta, imposible de hablar, a una semejanza de alguna manera y en general. "no-todas-semejanzas-conversables, por continuas seificaciones de algo, y adherencias". (Kirkman citado en Spencer 1900, apéndice B, p. 519).

El sistema explicativo de Spencer también está estructurado como un holograma, donde cada parte refleja el todo, aunque desde una perspectiva diferente. Toda la Filosofía Sintética comprende diez volúmenes que vienen en incluso más libros que son todos 'más gruesos y cuadrados que los de Gibbon, cada uno encuadernado en una tela que ha adquirido con la edad un color y una textura reptilianos, por lo que uno tiene en mente algún gran monstruo extinto del aprendizaje filosófico '(Medawar 1967, p. 39). Esto sugiere que se pueden encontrar muchos más detalles y la imagen dada arriba, un móvil holográfico de equilibrios dinámicos de fuerzas, es un esqueleto desnudo.

Evidencia de la validez de la metáfora propuesta

Hoy en día, Spencer parece ser más famoso no solo por haber popularizado la idea de la evolución a través de la supervivencia del más apto, sino también por haberla convertido en una cosmovisión universal (por ejemplo, Ruse 1996). Esto plantea la pregunta de cómo Spencer logró describir fenómenos como la "evolución" de nuestro sistema solar en términos de la supervivencia del más apto. De hecho, hizo lo contrario al reformular la evolución orgánica de acuerdo con el paradigma predominante del equilibrio de la naturaleza (Egerton 1973) en términos de equilibrio de fuerzas en movimiento. En la evolución biológica, estas fueron fuerzas internas y externas (fig. 1). El siguiente pasaje ilustra la concepción de Spencer de las fuerzas externas:

Además de los cambios en la incidencia de las fuerzas inorgánicas, hay cambios igualmente continuos, y aún más implicados, en la incidencia de las fuerzas que los organismos ejercen unos sobre otros. Como se señaló anteriormente (& sección 105), las plantas y los animales que habitan en cada localidad se mantienen juntos en una red de relaciones tan enmarañada, que cualquier modificación considerable que sufre una especie, actúa indirectamente sobre muchas otras especies y, finalmente, cambia, en cierto grado. , las circunstancias de casi todos los demás. Si cualquier aumento de calor, o modificación del suelo, o disminución de la humedad, hace que un tipo particular de planta prospere o disminuya, se produce un efecto desfavorable o favorable en todos los tipos de plantas competidoras que no se ven influenciadas inmediatamente en el mismo camino. Los animales que comen las semillas o ramonean en las hojas, ya sea de la planta principalmente afectada o de sus competidoras, se ven alterados en su estado de nutrición y en su número, y este cambio afecta actualmente a varios animales depredadores y parásitos. Y como cada uno de estos cambios secundarios y terciarios se convierte en centro de otros, el aumento o disminución de cada especie produce ondas de influencia que se extienden y reverberan y reverberan por toda la Flora y Fauna de la localidad. (Spencer, 1898, pt 3, ch 9 y secc. 151, p. 504f).

Las fuerzas internas se ilustraron de la siguiente manera:

Supongamos que la cabeza de un bisonte se vuelve mucho más pesada, ¿cuál debe ser el resultado indirecto? Los músculos del cuello están sometidos a mayores esfuerzos y sus vértebras tienen que soportar tensiones y presiones adicionales, provocadas tanto por el aumento de peso de la cabeza, como por las contracciones más fuertes de los músculos que la sostienen y mueven. Estos músculos también afectan sus inserciones especiales: varias de las espinas dorsales sufren tensiones aumentadas y las vértebras a las que están fijadas están sometidas a un mayor esfuerzo. Además, esta cabeza más pesada y el cuello más macizo que necesita, requieren un fulcro más fuerte: todo el arco torácico y las extremidades anteriores que lo sostienen están sujetos a una mayor tensión continua y a choques ocasionales más violentos. Y el fortalecimiento requerido de los cuartos delanteros no puede tener lugar sin que se cambie el centro de gravedad y las extremidades traseras reaccionen de manera diferente durante la locomoción. Cualquiera que compare el contorno del bisonte con el de su congénere, el buey, verá cuán profundamente una cabeza más pesada afecta a todo el sistema óseo y muscular. Además de esta multiplicación de efectos mecánicos, hay una multiplicación de efectos fisiológicos. [. ] (Spencer, 1898, pt 3, ch 10 y sect155, p. 512)

El tono sorprendentemente ecológico de las citas anteriores podría deberse al hecho de que Arthur George Tansley, uno de los primeros ecologistas profesionales, ayudó a Spencer a revisar esta segunda edición de los Principios de Biología (cf. reconocimiento en el vol. 1).

De todos modos, Spencer reformuló la evolución biológica como un equilibrio en movimiento entre las fuerzas externas e internas logradas a través de funciones biológicas y concluyó: 'Rechazando la metáfora vemos que el proceso llamado Selección Natural es literalmente una supervivencia del más apto y el resultado del argumento anterior es que la supervivencia of the fittest is a maintenance of the moving equilibrium' (Spencer, 1898, pt 3, ch 12, § 168, p. 548). This has been the crucial translation through which Spencer integrated his 'Lamarckian' scheme of natural selection, an idea conceived independently of Darwin (1859) in Spencer (1852), into his universal balance-of-forces paradigm. On 9 June 1864, he wrote his father: '. yesterday I arrived at a point of view from which Darwin's doctrine of 'Natural Selection' is seen to be absorbed into the general theory of Evolution as I am interpreting it' (Spencer quoted in Freeman 1974, p. 216).

The final section of the Principles of Biology 2, called "Laws of Multiplication," is particularly relevant to ecological questions, because forces contributing to vitality or fertility and those contributing to mortality -- the Ying and Yang of population dynamics -- were seen in a moving equilibrium (Kingsland 1990, p. 15). Though published first, the Principles of Psychology logically follow on those of biology. Herein, Spencer conceives the mind as a sophisticated tool for achieving equilibration between internal and external forces evolved by organisms that need to deal with complex environments (Godfrey-Smith 1996). The psychological forces communicating this balance are pleasure and pain (Spencer 1880). This illustrates how, although the Principles of Psychology were published first, the pleasure and pain balance 'dangles' from the internal and external forces one in the final integration of the work (fig. 1). Additionally, militancy and industry have been identified as an important pair of forces in the Principles of Sociology (e.g. Peel 1971, Offer 1999, Runciman 2000) and altruism and egoism in the Principles of Ethics (Spencer 1892).

Moving equilibrium and the multiplication of effects

Although Spencer discriminated four types of equilibrium, the third called dependent moving equilibrium was most important (Spencer, 1900, pt 2, ch 22, § 170, p. 450). It meant that the system's state depends on an infusion of energy (e.g., a steam engine). In contrast, the independent moving equilibrium is stable over long times without such an input (e.g., the solar system). Hence the systems were always thought to be open, but the state either dependent or independent on exchange. Evolution and dissolution tended to equilibrate each other, but the equilibrium was moving, even oscillating around the equilibrium point, which itself was not a constant. This concept of a dependent moving equilibrium seems to have anticipated later concepts of dynamic equilibrium, e.g., that of Lotka (1925).

But how could moving equilibration ever lead to progress? According to Freeman (1974, p. 215) and Ruse (1996, p. 186), Spencer's belief in progress was rooted in the cogent triviality that 'Every active force produces more than one change -- every cause produces more than one effect' (Spencer, 1857, p. 466). This 'multiplication of effects' (Spencer, 1900, pt 2, ch 20, p. 398-422) was not confined to Spencerian evolution and counted for dissolution as well. In fact, Spencer illustrated the multiplication of effects with two examples of 'dissolution', a glass being shattered and a candle being burned, before turning to examples of the multiplication of effects in the Spencerian 'evolution' (Spencer, 1900, pt 2, ch 20, p. 398ff). Glasses would never get shattered were they not manufactured first. The glasses that are not broken and ready for use at a moment reflect the moving equilibrium between their production and destruction. The same counts for a the turnover of candles being produced and burned. Whatever the turnover rate or 'moving equilibrium', many new things can be done with glasses and candles, like having a party, and social life will become more complex. Therefore, the idea of moving equilibration in combination with the multiplication of effects seems to have convinced Spencer of an overall trend towards the complex and heterogeneous, that is, to evolution. Nevertheless, this conviction i sprobably as much due to a leap of faith (Runciman 1989) as to any rationalization.

The use of the metaphor

The mental picture of 'some great monster of philosophical learning' (Medawar 1967, p. 39) is not only fitting, it probably scares many potential readers from taking their pick on Spencer in the first place. Knowing the meta-structure should ease picking parts and looking at them in closer detail. The metaphor of a holographic mobile of moving equilibria is also meant as an antidote against the great monster of philosophical learning. Nevertheless, the usefulness as a reading tool goes deeper.

Comparing the structure of Spencer's explanatory system with actual standards of science several incompatibilities to current thinking can be appreciated. Two incompatibilities can readily be gathered from his explanatory system being a balance-of-forces paradigm. Spencer reduced the scientific ideas of space, time, matter, and motion to manifestations of force (in part two of the First Principles called The Knowable), because he thought phenomena bestowed with extension, duration, mass, or impulse are only conceivable through the mediation of forces acting on the body or mind, whereas science seems to have advanced through an energy paradigm towards an information paradigm. In later parts of the Synthetic Philosophy, Spencer has also called his transcendental force the 'Infinite and Eternal Energy from which all things proceed' (Spencer quoted in Freeman 1974, p. 230), but his explanatory system remains a balance-of-forces paradigm. Secondly, the idea of a balance of nature, moving or not, is no longer an uncontroversial and ruling paradigm (e.g., Cooper 2001 Cuddington 2001).

Furthermore, Spencer's dualistic conception of evolution and dissolution was not congruent with the general usage of the term evolution. The so called 'evolution' of a gas towards thermodynamic equilibrium, for example, was a case of Spencerian dissolution (from heterogeneous, etc., to homogeneous, etc.), while the formation of a crystal or the aggregation of a solar system out of a nebular state were cases of Spencerian evolution. Hence, Spencer's evolution-dissolution conception cut across the distinction between approaching and departing from thermodynamic equilibrium. Spencer (1900, pt 2, ch 23, § 182b, p. 492f) stubbornly insisted against the pessimistic message of the second law of thermodynamics: '[. ] it is not inferable from the general progress towards equilibrium that a state of universal quiescence or death will be reached but that if a process of reasoning ends in that conclusion, a further process of reasoning points to renewals of activity and life.' Likewise, the reduction of toe number in the evolution of the horse would qualify as a case of partial dissolution, while it has sometimes been held to falsify Spencer's philosophy (e.g. Ruse, 1986, p. 40). Spencer's Lamarckism is not compatible with modern Darwinnism, because he never accepted August Weismann's distinction germ-line and soma.

Last but not least, Spencer's explanatory system should be at odds with current reading habits. Scientific standards of rigor enforce the structure of a linear story on almost any publication that deserves to be called scientific. While more complex narrative structures might become fashionable again in hypertexts, Darwin's 'one long argument' (Darwin 1859) has been uniquely congenial to modern science, while Spencer's 'crazy diamond of thought' showing the same picture through ever new facets has not.

Bibliografía

Cooper, G.C.: 2001, 'Must there be a balance of nature?', Biology and Philosophy 16, 481-506.

Cuddington, K.: 2001, 'The 'Balance of Nature' metaphor and equilibrium in population ecology', Biology and Philosophy 16, 463-479.

Darwin, C.: 1859, 'On the Origin of Species', in A Facsimile of the 1st Edition , with an Introduction by Ernst Mayr (1994). Prensa de la Universidad de Harvard, Cambridge, MA.

Egerton, F.N.: 1973, 'Changing concepts of the blance of nature', Q. Rev. Biol . 48, 322-350.

Freeman, D.: 1974, 'The evolutionary theories of Charles Darwin and Herbert Spencer', Current Anthropology 15, 211-237.

Kennedy, J.G.: 1978, Herbert Spencer . Twayne's English Authors Series, Boston.

Kingsland, S.E.: 1990, Modeling Nature . 2nd Edition, University of Chicago Press, Chicago.

Lotka, A.J.: 1925, Elements of Physical Biology . Williams and Wilkins, New York.

Medawar, P.B.: 1967, The Art of the Soluble . Methuen, London.

Offer, J.: 1999, 'Spencer's future of welfare: a vision eclipsed', The Sociological Review 47, 136-162.

Oldroyd, D.R.: 1983, Darwinian Impacts . The Open University Press, Milton Keyes.

Peel, J.D.Y.: 1971, Herbert Spencer, the Evolution of a Sociologist . Heinemann, London.

Rowlandson, P.: 2000, 'Herbert Spencer and discrimination: a comment on Offer', The Sociological Review 48, 473-475.

Runciman, W.G.: 1989, 'Evolution and sociology', in A. Grafen (ed), Evolution and its Influence . Claredon Press, Oxford, pp. 19-33.

Ruse, M.: 1986, Taking Darwin Seriously . Basil Blackwell, Oxford.

Ruse, M.: 1996, Monad to Man . Prensa de la Universidad de Harvard, Cambridge, MA.

Rylance, R.: 2000, Victorian Psychology and British Culture, 1850-1880 . Oxford Univ. Press, Oxford.

Spencer, H.: 1852, 'A theory of population, deduced from the general law of animal fertility', Westminster Review 57, 468-501.

Spencer, H.: 1855, 1880, Principles of psychology . vol. 1, Appleton and Company, New York.

Spencer, H.: 1857, 'Progress: its law and cause', Westminster Review 67, 445-485.

Spencer, H.: 1864, 1900, First Principles . Appleton and Company, New York.

Spencer, H.: 1866, 1898, Principles of biology . vol. 1, Appleton and Company, New York.

Spencer, H.: 1892, Principles of Ethics . vol. 1, Appleton and Company, New York.


5. CONCLUSIÓN

The deep-sea species P. plicata shows multiple unique characters: (a) the apertural area and its closure mechanisms enabled by an orifical sphincter, (b) the most compact polypide in a ctenostome bryozoan, (c) a colony morphology reminiscent of arachnidioidean ctenostomes, but with an internal morphology (aperture shape and muscles, lack of cardiac constrictor) reminiscent of alcyonidioideans. Little data are available for the Arachnidiidae, which probably comprise two different clades (Schwaha & De Blauwe, 2020 ), so the phylogenetic position of this unique species will have to await further studies.